Décimas endecasílabas de Yeray Rodríguez,

reflexionando sobre el ser y devenir de su país, Canarias:

 

Yo vivo en un país incomprensible
que domestica el sol con el cemento
que teniendo de sobra sol y viento
busca bajo la tierra combustible.


Yo vivo en un país apetecible
para las extranjeras inversiones
donde hay quien vive de las subvenciones
sin haber dado nunca un paso al frente
y donde para ser el presidente
te basta con perder las elecciones.


Yo vivo en un país desubicado
que vive en un rectángulo que viaja
y que según los mapas sube o baja
o está en el continente equivocado.
Yo vivo en un país que han ordeñado
algunos que se creen con el derecho
los que por él se dan golpes de pecho
porque en el pecho llevan la cartera
y mientras su país se desespera
están como los guirres al acecho.


Yo vivo en un país que han dividido
poniendo a pelear a los hermanos
con odios y argumentos que son vanos
y algunos por desgracia se han creído.
Yo vivo en un país que han escindido
haciendo un homenaje a sus deslices
algunos ignorantes e infelices
por no decir fanáticos y brutos
que ven las diferencias de los frutos
y no que son las mismas las raíces.


Yo vivo en un país diseminado
por diferentes partes del planeta
que está haciendo otra vez la maleta
volviéndose a encontrar con su pasado.
Yo vivo en un país acomplejado
que ni siquiera sabe hacerse el fuerte
que cree que ha de dar gracias por su suerte
y a los que le esconden su fortuna
le dan por himno una canción de cuna
quizá para que nunca se despierte.

 

Portada