¡S.O.S.!, ¡Alarma! ¡Urgente!: van a matar más cabras...


 

 

... ¡del 2 al 15 de abril, será la carnicería, la salvajada! ¡Hasta el día 2 de abril, han dado permiso a un señor, para que en lo suyo, pueda retirar algunas de las cabras libres; a partir de la fecha indicada, las mata el Kabildo, con andaluces venidos de fuera con rifles! ¡A partir de ya, puede coger las que pueda, las otras las cogen los tiros!

 

¡Han dado permiso a alguien -cuyo nombre y lugar obvio, pero imaginemos hablo de entre el Valle de Agaete y Tamadaba, donde una finca histórica y famosa-, para que hasta la fecha dada se intente retirar algunas de las cabras; de lo contrario, a las que queden o a todas las tirotean, las tiran, las matan! ¡Por Verbique -cerca del Valle de Agaete-, se las pueden ver, en estribaciones de Tamadaba en grupos de 4 ó 5, las pobres cabras sentenciadas a muertes, entre otras tantas, pues donde ya hay pinos, ¿van a plantar también cedros y más pinos?, ¿afectan a Gu-Guy?!

 

Resulta, que las cabras huyendo del frío de las alturas, por estas fechas se acercan a terrenos más calientes y cerca de poblaciones, ¡y es ahora cuando las van a matar, con mayor facilidad, al ponérseles a tiro -nunca mejor dicho-! ¡Ahora que están pariendo y con crías, las matan, dejando las crías sin las madres!

 

El problema es que van a exterminarlas, las están eliminando, pero no solo las libres, que sucede lo siguiente: alguien quiere -joven o no- iniciarse en el pastoreo, y el cupo que les permiten no es sino el de 50 cabezas; pastores hay que desean alguien que por ¡viejo o por multas las dejan!, se las pasen -traspasen- para incrementar el rebaño, que con el número -aunque sean cien, como le sucede a un joven pastor, al que no les dan permiso para más-, pueda aumentar el número de cabezas y le sea rentable, pues no les dejan tener más.

 

Una forma de controlar y reducir el ganado, hasta su desaparición total, que es lo que pretende el cabildo matacabras que soportamos, contra la voluntad al cien por cien de toda la población, que con ese número no son rentables, pues con seguros y un largo etcétera de obligaciones, y con un mínimo de 200 cabezas, puede escapar, pero no con 50; si al que empieza no le autorizan más que 50 cabezas, es una ruina, y esto llega a desaparecer, que es justo lo que persiguen, con esas matanzas, que el pueblo a una debiera impedir, y en ello está un servidor, esperando quiénes se les sumen para poder organizarnos y detener esta matanza que se avecina.

 

Ya estamos en el comienzo de la desaparición de la profesión más antigua, y más actual: el pastoreo, porque un cabildo de ladrones y criminales, prefieren la matanza y desaparición de los ganados, y poner unos cedros en el lugar y terreno de las cabras -de toda la vida- para plantar lo que no va a prosperar, como en todas -al cien por cien- de las plantaciones que hacen con dineros venidos de Europa.

 

Que no es sino una descarada estafa, y a tal paripé, me pregunto, ¿cómo no la han detectado en Europa?, es mentira foresten, ni reforesten, hacen un paripé, montan una tal movida a escondidas, y dejan luego secar todo lo que plantan, pues lo justifican con fotos de la plantación, pero ¿dónde está lo plantado de aquí para atrás, y desde hace tanto tiempo? Reitero lo del comienzo: van a venir a matar cabras a partir del 2 de abril, ¿lo vamos a permitir?

El Padre Báez, que les da la voz de alarma: estemos atentos, no lo permitamos, pongámonos delante de los fusiles, salvemos nuestra ganadería, salvemos nuestras cabras, dejemos sigan donde siempre han estado, no hay razón para matarlas...

... ¡del 2 al 15 de abril, vamos a tener andaluces con rifles matando nuestras cabras, pagados por el cabildo! ¿Lo vamos a permitir?; ¡pueblo canario despierta!

 

 

--- En Canarias forestar es sinónimo de estafar ---

 

 

Portada