Unidos Podemos en la lógica del enemigo


Grecia, el futuro de los trabajad@res es aterrador...

Decía el compañero Joan, que a él no le gusta echarle agua al vino de nadie; lo comparto. No es mi objetivo con esta carta fastidiarle la fiesta a nadie; sí, la de expresar mis temores.

Siguiendo los consejos del compañero Julio, he leído con detenimiento el Programa Electoral de Unidos Podemos.

En primer lugar, he echado de menos lo que faltaba en un momento histórico de crisis, donde las élites quieren salir de la coyuntura expropiando a las clases subalternas, la mayoría social, de los bienes comunes, tangibles e intangibles, e hipotecar el futuro de los pueblos del Sur de la UE a través de una deuda externa, eterna, injusta e impagable.

Todo ello, utilizando el Euro como moneda de colonización, y al Parlamento Europeo como coartada democrática.

Y mientras las élites se dan a este tipo de nueva colonización en Europa, en otros lugares se dan a la rapiña a través de la guerra generalizada, como es el caso de Oriente Próximo y África.

Europa vuelve a ser militarizada por los EE.UU y la OTAN, llevando sus misiles a las puertas de Rusia. Esta estrategia guerrera, pone a Europa al borde de un conflicto abierto en su territorio y abre también las puertas a una confrontación mundial.

En este teatro de operaciones, la UE y la OTAN no son instrumentos para la paz y la justicia social, sino todo lo contrario. Dejar estos temas fuera en un programa electoral de carácter democrático es situar de principio, el texto en unas coordenadas favorables al estado actual de las cosas.

Por otra parte, también echo de menos en el programa cuestiones como el modelo de Estado, la devolución de las empresas estratégicas al sector público, la soberanía económica, la auditoria sobre la deuda externa, la salida de la OTAN y del Euro…

Por el contrario, he encontrado en el texto propuestas de carácter reformista, con tintes asistencialistas y de vuelta al pasado en temas como: libertades civiles, derechos laborales…

Es de alagar el esfuerzo en el tema ecológico apuntando a un cambio en el modelo energético que podría favorecer un nuevo modelo de producción, menos expansionista y más cercano a garantizar las necesidades reales de la sociedad.

Podríamos decir que los cincuenta puntos de los que consta el programa electoral están enmarcados dentro de la lógica del enemigo de clase. Es más, y ahí la gravedad del tema, el texto en sí es un retroceso ideológico que legitima ante la mayoría social las clases subalternas, la actuación de los de arriba, y redime a las castas, porque no cuestiona ni ataja las causas.

Efectivamente, con este programa se podría gobernar el Reino de España, si El Banco Central Europeo, La Comisión Europea y El Fondo Monetario Internacional, LATROIKA, no le hubiesen dicho ya al reformismo que ¡NO! y lo pusieron a trabajar para todo lo contrario. Como buen ejemplo de esa colaboración, Syrisa en Grescia.

Con todos mis respetos a los compañeros y compañeras que me hablan de un plan B de la Coalición, aquí el único plan B que se ve es el del PP-PSOE-C´S. Un pacto de Emergencia Nacional o algo parecido.

Si eso se da, Unidos Podemos se encontrará con que hizo un programa que no le era útil para gobernar y tampoco para ser oposición. Se encontrará también un problema añadido; en su lógica por atraparlo todo, ha situado ideológicamente a buena parte de su electorado al lado del enemigo de clase y le costará un mayor esfuerzo, si es su pretensión, plantear un programa de Ruptura.

A pesar de todo lo anterior, el colectivo al que pertenezco valoró la posibilidad de apoyar a la coalición. El debate se terminó el día que nos encontramos con que en nuestra provincia, Almería, la candidatura la encabezaría el Exjefe del Estado Mayor, Julio Rodríguez, uno de los responsables de la invasión de Libia, reconocido defensor de mantener las actuales relaciones con la OTAN.

Nos ha parecido demasiado para personas que llevamos décadas trabajando por la paz mundial y para sacar las bases de la OTAN de nuestro territorio.

Sirva esta carta como una aportación más a la reflexión crítica que todo proceso, de las características que vivimos, necesita.


Marcos González Sedano
 

Comentarios:

From: Jesús Vivas

June 04, 2016

Ciertamente amigos, la unidad es un factor fundamental, pero previamente hay que discutir sobre los aspectos que tendrá esa unidad.

 

From: maqmaq
June 04, 2016
Interesante reflexión para todos los que estamos por la renovación tenemos que suscribir... pero me parece necesario que desde una posición revolucionaria es necesario valorar aspectos y estrategias que permitan alcanzar los distintos objetivos, priorizando acciones en función de una secuencia necesaria.

Así pues, creo que es necesario, una vez definido el campo de batalla y los objetivos, marcarse una línea de conducta que sea posible avanzar.

Así pues creo que, si como creo el objetivo final es transformar la sociedad, instaurando un sistema eficaz de democracia real, el primer obstáculo a superar es una legislación represiva de los derechos de las personas a decidir su futuro, a liberarse de unos condicionamientos impuestos desde la manipulación, para lo cual es imprescindible la toma del poder legislativo, y para ello aprovechar incluso aquellas opciones que se vean como procedentes de enemigos o divergentes del objetivo principal, si en la fase inmediata suponen algún avance... esto quiere decir que hubiera sido recomendable aceptar a C's, por si ponerle al P$
o como condición que la Legislatura tuviera como objetivo redactar una nueva Constitución, ley electoral, referéndum y nuevas elecciones constituyentes.

Luego, está la cuestión de nuevos o reconvertidos colaboradores a los que es necesario dar una oportunidad de cambio, porque a veces las personas reaccionan y asumen roles más reales... así pues, ahora el objetivo es ganar unas elecciones, y luego implantar una democracia real que permita la toma de conciencia de las personas para asumir la responsabilidad de participar en el diseño de una nueva sociedad.

 

Portada