Ideas a la introducción poética ante la ley del caos


 

Los trabajadores tenemos que dejar de sostener este régimen corrupto y criminal …

“El Occidente bancario se está llenando de islas que se aíslan por el complot internacional y los juegos de la bolsa del Banco Mundial.”

“Han Globalizado la idiotez causando una epidemia monstruosa de babosos: De gobernantes y narcotraficantes. De empresarios industriales hostiles y de ilustrados sin talento. Si la televisión sirve de algo, al menos, sirve para esto.”

“Si los países que son mayoritariamente masas de trabajadores; funcionarios de clase media y campesinos, eligen verdugos con entusiasmos capitalistas, en favor de esa corriente que impera con la ley del caos, impondrá golpes brutales a la democracia.”

“La Mediocridad es importante en los sectores de la derecha. Con esta brillante posibilidad tienen amordazado al país que los eligió. Un país con la conciencia por los suelos, cuya esperanza de vida es luchar contra viento y marea, pero, con seriedad y firmeza.“

...Las razones por la que los hombres darán respuesta a la absurda intransigencia de los aprovechados, los motivos son estos:

Les han arrebatado la felicidad. Han bombardeado de amargura los sueños. Envenenan el medio ambiente creando enfermedades, les han arrancado sus tierras y desarraigado hasta el extremo que muchos maldicen su propia tierra.

Son los monstruos del libre mercado, los lobos de Wall Street,  los verdugos de la ciencia que con tantos inventos siguen creando destrucción. Por eso, hombre de Oklahoma:

 

 

A los vampiros del complejo militar industrial


 

Te van a tirar las bombas como la que tiraste en Hiroshima.

Te van a tirar las bombas como la que tiraste en Nagasaki.

Te van a caer las bombas como las que arrojaste en Vietnam

y en otros lugares de Indochina.

 

Te van arrojar bombas como las que empleaste en Corea.

Las bombas que mataron en Panamá y Grenada.

Te van a caer las peores que las que cayeron en

Líbanoo Palestina.

 

Te van a caer más bombas que las de costumbre, como

las bombas que aniquilaron Yugoslavia.

 

Terrible o peor de las que arrojaste sobre Eritrea y Somalia.

Las bombas que te recuerda en cada aniversario en

Nicaragua, en homenaje a César Augusto Sandino, el general

de hombres libres.

 

Te van a caer por todas partes, no lo olvides; igual como

las bombas que tiraste en Iraq, Libia y Afganistán.

Te van a caer bombas de racimo pero con anti-racismo

las cabezas nucleares.

 

Sigue jugando a la prepotencia con tu sonrisa de traficante

en los negocios del petróleo.

Sigue jugando hasta que la paciencia se les termine

y abrirás el culo como todos los putos de tu condición.

 

Sigue jugando que todavía la orquesta está ensayando

la máquina del sabor, para que se anime y empiece

la función.

 

Bacalao, te conocen, no sabes cómo y nadie te confía. Nadie.

El lobo radioactivo ya sabía entre número y número del

peso atómico, tu frágil decisión de guerrero y de traidor.


JOSÉ DIEZ
23.07.2016

Portada