Si la derecha reaccionaria llega al poder, en Venezuela no quedará piedra sobre piedra…

 

Los discursos políticos recientes, dentro de la historia de Venezuela, han estado cargado de una imagen que a la largo de los años se han ido transformando. Y me refiero con esto a la temerosa idea de “si la derecha reaccionaria llega al poder”. Esta idea que nace de la terrible historia de Nuestra América que vivió los desastres de los gobiernos más indolentes, bestiales y macabros que dieron paso a escribir la historia sangrienta de nuestros pueblos, desde Argentina hasta México y el Caribe.

Nuestros pueblos han sido condenados a escribir su historia con muchos hombres y mujeres: muertos, desaparecidos, mutilados y exiliados, en nombre de procesos de “Reorganización NaZional” para la limpieza y “el buen estado” de la sociedad infundiendo el temor de huir de la amenaza externa del “Comunismo Rojo”.

En general fueron gobiernos identificados con las ideas consolidadas en organizaciones políticas definidas históricamente como de derechas. Esta idea, “si la derecha reaccionaria llega al poder”, desde el llamado que nos hizo el Comandante H. Chávez de construir el Socialismo del siglo XXI, no como calco ni copia sino como creación absoluta, cobro más cuerpo dentro del discurso político cargado a sus espaldas de una historia que le diera sustento y justificaciones para comprender que el camino elegido por aquellos gobiernos de derechas no era la correcta. Constituyéndonos de esta forma bajo el legado histórico de Bolívar, como hijos e hijas de comenzar una revolución que no solo se quedara aquí en Venezuela, sino que se desplazara como el viento transformador por toda la América Nuestra, para lavar la tierra y el pavimento de toda la sangre de hombres y mujeres valerosos que lucharon por construir una realidad distinta.

Esta idea la rescato para reflexionar sobre los últimos años. De cómo un proyecto político que comenzó hace 17 años ha tenido muchas transformaciones para encontrarnos bajo una realidad muy diferente a lo planificado y esperado. Comenzando por el 2016 que nos hace creer que la realidad del país por lo que se ve, muchos no la están viviendo. Y en estos “muchos” meto a los y las políticos de este país. Este comienzo del año 2017 me hace recordar o mejor sentirme igual que en el Enero del 2016. Una oposición envalentonada, arrogantes por haber ganado las elecciones, con ínfulas y ego adeco subido hasta los tuétanos asumió de forma muy poco original colocar al zorro más viejo de la cuarta república venezolana, “Espoleta Allup” como presidente de la Asamblea Nacional, quien con su peso histórico de adeco cínico y zorro con garras afiladas se lanzó a estipular plazos para la supuesta salida del presidente N. Maduro de que en menos de 6 meses ya no estaría en poder, plazo que obviamente no se cumplió y comenzó siendo uno de los primeros actos en los cuales la oposición de nuestro país quedaría en ridículo.

Siempre con la política retadora, populista y ególatra de hacer las cosas que no sirven para nada. Así mismo comenzó este año 2017 con el anuncio del nuevo presidente de la Asamblea Nacional Julio Borgues, quien asume de cierta forma el “liderazgo” institucional de la oposición en Venezuela, luego de un año en el cual no lograron nada, nada de nada dentro de su agenda nacional. Entendiendo este contexto, -presumo yo que lo entiende- deciden comenzar el año con una política muy desesperada y jalada de los cabellos “declarar abandono de cargo” por parte del presidente N. Maduro, con el simple alegato de situación desastrosa que como país nos encontramos. Así arrancamos un año, que por lo que se ve desde la oposición va hacer muy parecido al año pasado.

Desde el gobierno nacional – los otros políticos que parecen haber olvidado la historia sangrienta del retorno de la contrarrevolución se repliegan al lloriqueo, cuando deberían actuar de forma resuelta para que no se repita la larga noche del fascismo… Anuncian cambio de ministros y ministras como cada año, pero siempre incapaces de voltear la situación por miedo o por incompetentes, para que ese pueblo trabajador pueda vivir en paz; los cuales durante el gobierno de N. Maduro se han suscitado mas de 80 cambios ministeriales. Al final no fue ningún cambio sino repitiendo las mismas acciones que se llevan criticando año tras año, que no deja de salir en casa catarsis de cualquier asamblea con el pueblo, que cada vez que se pierde una elección y para subir la moral del pueblo para ganar credibilidad, se usa el discurso de criticar las acciones que siguen haciendo es decir, aplicar la misma política de mover entre ellos mismo los cargos de las y los ministros, claro, colocando más militares en el poder, que indiscutible, no es algo positivo.

El ministro asignado para el ministerio que lleva el nombre más hipócrita de todos lo nombre de los ministerios de nuestro gobierno venezolano el de “Ministerio del poder popular para el Eco-socialismo y Aguas” lo llevará el coronel Ramón Velázquez, pregunto: ¿el Arco Minero tendrá algo que ver en esto? Designan a Tareck El Aissami como Vicepresidente de la República, una persona sigilosa dentro de la política venezolana, señalada, en las calles o como quien dice “por allí”, pero con titubeos sin llegar a ninguna parte. Hubo dos casos emblemáticos mientras fue Ministros de Interior y Justicia, la extradición de Joaquín Becerra y la detención de Julián Conrado,  ¿es que perseguimos a los revolucionarios para hacerle el trabajo sucio a las serpientes santanderinas de Bogotá? Pues vean que bien les están devolviendo los favores, con lo de Cúcuta, etc. etc.

El país cuenta como un aproximado de 70 por ciento de retardo procesal, hemos visto como las mafias y el crimen organizado desde las penitenciarías se ha fortalecido y han sido noticia de primera plana desde “El Picure” hasta la muerte de “El Conejo” en Margarita y sin embargo vemos que Iris Varela asume el Ministerio de Penitenciaria desde el 2011, sin remoción, sin ningún llamado, sin salir mucho en público, solo cuando se trata de mostrar todas las armas que se consiguen dentro de los penales que nadie nunca explica como coño entran allí. Y hay muchos otros que sería discutible su permanecía dentro de la dirección del gobierno.

No está mal estar en el gobierno, malo es tener un dirigencia tan ineficiente. El 2016 fue un año terrible para las clases populares, y disculpen mi tono, pero creo que no hay que esperar cincuenta años para darnos cuenta del año que se tuvo. Que ciertamente la gente bajó mucho peso, que la escasez de productos de incremento cada vez más, que la inflación subió por el cielo, la inseguridad, el aumento de forma alarmante de niños y niñas en situación de abandono, que la leche en Traki costara 50 mil bolívares, esto es algo inaceptable…

Si la decisión desesperada de Diciembre fue para atacar las mafias que estaban “atacando nuestra moneda” ¿por qué no hay ni una persona detenida o presentada públicamente al pueblo venezolano? Sabrán que hubo “lideres” de sextas “religiosas” que tenían acaparados miles de billetes de cien bolívares y  fueron a los bancos y los cambiaron como estampitas, si que el gobierno redactara una ley para exigir responsabilidades. Otro de los Ministros que tampoco ni nombran pero tiene más muertos que un cementerio es Nestor Reverol y ha sido responsable de varios sucesos violentos como las torturas y desaparecidos de Barlovento el año pasado, los diferentes allanamientos y matanzas en la cota 905 bajo el velo de la “Operación para la Liberación de Pueblo” la cual ha demostrado su fracaso durante toda su ejecución, lo que ha sido es una práctica de exterminio diseñada para cobrar cuentas por pagar entre las mafias organizadas de la policía y la delincuencia organizada, para extorsionar y asesinar así como amedrentar a la población más vulnerable dentro de nuestros barrios, si esta política de “seguridad” que lleva más de dos años en ejecución sirviese de algo se vieran los resultados pero cada vez vemos más inseguridad y tasas elevadas de homicidio dentro de todo el país.

 

Quedan muchas cosas que decir, muchas cosas que mencionar. Lo sucedido con la Comuna Negro Miguel en Lara, por el latifundio en manos de tierras de dirigentes de Partido “Socialista” de Venezuela. Seguimos, por si no nos hemos dado cuenta con Winton Vallenilla todavía como presidente de Tves. Mi reflexión sobre la imagen de “si la derecha reaccionaria llega al poder” me parece que cada vez está más cerca por este camino, hay una derecha mucho más peligrosa que la verde, que la amarilla y que la blanca, es la derecha negra y rabiosa de la MUD que están asumiendo muchos espacios agazapados en direcciones políticas para bloquear al gobierno.

 

GN- y Policía de Yaracuy agreden a comuneros

Caracas, 16 ene. 2017, Tribuna Popular TP.- El Buró Político del Partido Comunista de Venezuela (PCV), expresó su solidaridad con los campesinos de la comuna Negro Miguel que fueron agredidos por la Guardia Nacional del estado Lara y la policía del estado Yaracuy al intentar poner en producción unos latifundios. El PCV denunció la existencia de materiales de la Misión Vivienda que estaban escondido en esas tierras.

En rueda de prensa del PCV, diputado Yul Jabour.

 

 Portada